La lengua Rarámuri

Responsables: Natalia Delgado Escobar, Rogelio Cruz Moreno, Ma. Margarita Figueroa Cruz, Mauro López González, Edgar Cruz Moreno
Colaboraron:
Persona1
Voces:
Persona1

Introducción

La lengua rarámuri se habla en Chihuahua, localizada al norte de la República Mexicana,  sus límites son: al norte con E.U.A., al sur con Durango, al este con Coahuila y al oeste con Sonora y Sinaloa.  Chihuahua es el estado más grande de la República, cuenta con 67 municipios, aquí se encuentra la sierra tarahumara la cual está formada por elevadas montañas y profundas barrancas. Esta configuración topográfica es conocida como Altay Baja Tarahumara.

Estas regiones son de clima y vegetación totalmente diferentes.  La parte alta de la sierra está cubierta de pinos, encinos, álamos, fresnos, táscate, manzanilla y algunas  plantas desérticas como el nopal y cactus. La fauna que encontramos son:  gato montés, coyote, lobo,  zorro,  zorrillo,  ardilla,  ratón, águila, zopilote, codorniz, y el pavo salvaje. 

La parte baja de la sierra, en la zona de las barrancas,  la temperatura es muy alta en los meses de abril a septiembre. La flora existente es: maguey, palmillas, pitaya, sótol, y algunos árboles frutales como mango, papaya, naranja, limón y aguacate. 

Estas regiones se caracterizan por elevaciones superiores a los 2,000 m.s.n.m., en las cumbres, y 600 m.s.n.m., en la profundidad de las barrancas. Se cuenta con tres distintos ecosistemas que constituyen otras tantas sub-regiones: al oriente se ubica una región de valles pluviales y colinas cubiertas de extensos pastizales. Al occidente se ubica otra sub-región de profundas barrancas, su clima es tropical seco y permite el desarrollo de la fauna y flora;  por último, en las tierras altas o las cumbres  se encuentra el recurso forestal que se caracteriza por una vegetación alpina. (Luís González, Susana Gutiérrez, Paola Stefani, Margarita Urías, Augusto Urteaga 1994: 18).

Los cuatro grupos étnicos que se encuentran en la región serrana  son: tepehuanes (o’dam), pimas (cora), guarijíos (o´oba) y tarahumaras (rarámuri). Los tepehuanes se encuentran en el municipio de  Guadalupe y Calvo, los pimas se ubican en los municipios de Madera y Tomochi, los guarijíos se localizan en Moris, Uruachic y Chinipas; y por último, los rarámuris que es el grupo más extenso, se ubica casi en la mayor parte en la sierra Tarahumara. Los rarámuri se encuentran en los siguientes municipios: Guerrero, Madera, Maguarichi, Morelos, Moris, Nonoava, Ocampo, Temósachi, Uruachi, Cusihuiriachi, Carichi, Guadalupe y Calvo, Bocoyna, Balleza, Guachochi, Batopilas, Guazaparez, Urique y Chinipas,  según Concepción Franco Rosales (2004: 16). En el siguiente mapa se puede observar, que de las cuatro etnias indígenas de Chihuahua, hay más pimas que tepehuanes pero no es así, sólo tienen más extensión y tiene menor cantidades de habitantes.

La lengua rarámuri forma parte de la familia yuto-azteca, (Lionnet, 1972) la  que se extiende desde Utah en los Estados Unidos  hasta la mitad de Centro América. Dentro de esta rama lingüística se ubican tres sub-grupos: pima- tepehuano, cora y huichol, cahíta-ópata-tarahumara. Este último grupo incluye al guarijío y al concho. La diversidad de las lenguas yuto-aztecas que se hablan en el noroeste de México,  puede ser  un indicativo de que los hablantes de esta lengua han ocupado este territorio por miles de años (William Merrill,1982 p. 62).

El rarámuri no se habla de igual manera en todas las regiones, existen variantes dialectales en cada región. Es una de las lenguas vivas que se habla mayoritariamente en el estado de Chihuahua, de los 4 grupos étnicos que existen. Los rarámuri también tienen una cierta relación con  otras lenguas como la de los seris y mayos de Sonora.

Los censos oficiales revelan que la población total de hablantes rarámuri en el estado de Chihuahua asciende a 61,300; de éstos, el 73% corresponde a hablantes bilingües, el 17% a quienes hablan sólo la lengua materna y el 10% aparece como" no especificado". (INEGI, 2005)

La lengua no es la única condición para definir al rarámuri, pero  tiene un valor considerable como signo de su identidad cultural. Tiene un valor considerable porque no se encuentra aislada del pensamiento y del ambiente social, sino que, por medio de ella actualmente se expresa y reproduce la cosmovisión particular de la sociedad rarámuri.

Variantes dialectales

La lengua rarámuri no se habla igual en todas las regiones porque existen diferencias dialectales. Estas diferencias en la lengua sin llegar a ser muy profundas provocan una cierta ininteligibilidad entre los hablantes.  De acuerdo a los estudios lingüísticos de Enrique Servin (2002) se señala que existen tres opiniones respecto al número de variantes:

  •  Miller y Burguess hablan de tres áreas dialectales: una oeste (baja tarahumara), una central (con el dialecto de Samachique) y una este con los hablantes de Norogachi.
  • Para Brambila también existen tres zonas: la del Oriente, Centro y Norte
  • La Coordinadora Estatal de la Tarahumara, por su parte determina cinco áreas dialectales 1)Oeste que se ubica en Rocoroyvo, Guazapares, Monterde, y Basadota; 2)Norte: Sisoguichi, Carichi, Ocorare, Pasigochi y Norogachi; 3)Centro; Guachochi y Aboreachi; 4) Cumbre: Samachique; 5) Sur: Turuachi y Chinatú.

Los hablantes distinguimos tradicionalmente dos variantes, por lo menos a nivel popular: Tarahumara de la Alta y Tarahumara de la Baja entendiendolo respectivamente, el hablado en las tierras elevadas de la sierra y el hablado en las barrancas.

La existencia de las variantes dialectales no significa que los hablantes de las distintas zonas dejen de entenderse entre sí. Pueden comprenderse una vez que el oído se acostumbra a las diferencias fonológicas de la lengua. Las variantes del habla constituyen una dificultad real cuando se trata de establecer un sistema gráfico de la lengua, porque no existe una forma consensuada.

El análisis que se presenta aquí integra dos variantes dialectales correspondientes a Samachique y Norogachi.